Competencias Docentes Para La Evaluación Cuantitativa del Aprendizaje

Precio

Precio de venta $180.00

Precio de venta en electrónico $150.00

Descripción

Evaluar el aprendizaje ha sido tradicionalmente un proceso polémico y complejo, principalmente porque sus fines han sido desvirtuados por los propios maestros que la llevan a cabo. Permeado por la naturaleza humana de la práctica docente, ha sido utilizada como medio de desquite ante la indisciplina y la falta de compromiso por parte algunos alumnos o como vía para recompensar la dedicación y el “buen comportamiento” de otros, esto, aún a pesar de que la normatividad explícitamente lo prohíbe. El momento de la evaluación ha sido investido a lo largo de la historia de la educación, con el velo de la amenaza; y a su puesta en práctica casi siempre a través de instrumentos cuantitativos, se le ha dado más importancia que a todo el proceso de enseñanza-aprendizaje, como si no se tratara del medio a través del cual se obtiene información valiosa y relevante para tomar decisiones que lleven a la mejora. En el enfoque por competencias, la evaluación del aprendizaje cobra otra dimensión, es parte inherente de la misma práctica y se hace explícito desde el momento mismo del diseño de situaciones didácticas, se convierte de esa manera en un proceso abierto, compartido, transparente, cuyos resultados se conocen de inmediato y va enfocado a la toma de decisiones pertinentes en el momento más propicio. Dada la tipología de los contenidos que componen la educación por competencias, es necesaria la conjunción complementaria de dos tipos de evaluación: la cualitativa y la cuantitativa, la primera con formas e instrumentos que dan cuenta del nivel de avance de los procedimientos y las actitudes y la segunda más adecuada para calificar conocimientos retenidos. Normativamente deben contemplarse ambas formas de evaluación, pero cada una de acuerdo a su naturaleza, no pueden de ninguna manera mezclarse debido a que su origen y fundamentos son diametralmente opuestos, de todo ello se da cuenta puntual a lo largo de esta obra, que pretende convertirse en un manual práctico que permita despejar las dudas y sortear las lagunas metodológicas que existen sobre el de por sí, complejo proceso de la evaluación del aprendizaje. El lector encontrará en este libro las orientaciones y recomendaciones encaminadas a despejar las principales dificultades con las que se encuentra el maestro frente a grupo, que es quien a fin de cuentas le hace frente como puede, a los retos que entrañan las reformas educativas que se ponen en práctica. Durante varios años hemos escuchado el sentir de los docentes quienes nos han expresado los problemas con los que se enfrentan y hemos querido tender un puente entre las aportaciones teóricas surgidas de la investigación y la práctica docente cotidiana de los maestros frente a grupo.